Posted in Travel

 

Bienvenidos a la buena vida sencilla.

Lucía y Fernando se consideran amantes de lo que ellos denominan “La buena vida sencilla”. Hace tres años dieron un giro de 180 grados a sus vidas, dejaron la ciudad y sus trabajos para recuperar lo que ellos entienden como la esencia de la vida; una vida cercana a la naturaleza, una vida donde valorar más las cosas pequeñas, y sobre todo, una vida más respetuosa con el medio ambiente. Los valores que ellos reflejan son prácticamente calcos a la filosofía Slow, y nos encanta tenerlos en nuestra familia. Conoce su historia y enamórate de su Hotel Boutique situado en uno de los pueblos más bonitos de España.

<<Hace unos años vivíamos en el centro de Madrid y trabajábamos en las Torres Kio, quizás de los edificios más representativos de una vida que no queríamos. Aún viviendo con calidad y salarios decentes, no llegábamos a sentirnos cómodos con nuestra rutina. Pasaron los años y esa sensación incómoda se hizo insoportable, el cuerpo nos pedía un cambio.

En unas vacaciones en Cantabria descubrimos un pueblo que nos conquistó, Carmona, un pueblito de 150 habitantes donde por suerte, ni el ritmo de la ciudad ni el turismo había hecho mella en su forma de vivir. Nos enamoramos perdidamente de la zona y decidimos que queríamos formar allí una familia para que nuestros hijos pudieran conocer de primera mano una filosofía coherente y respetuosa con el planeta.

Tras la vuelta de esas vacaciones, a primera hora en la oficina, enfurruñados frente al ordenador, empezamos a buscar casitas en Carmona con la idea de tener un sitio donde poder desconectar. Resultó que la casa que nos gustaba, tenía licencia de alojamiento en vigor y llevaba 10 años cerrada.  Era perfecta. Fue ahí donde todo cambió, pasamos del plan de una casa para una escapada a modelo de vida.

Para nosotros era fácil, los dos teníamos la misma visión, además no teníamos ni hipotecas ni hijos, cosa que te hace viajar más ligero. Así fue como empezamos a pensar en cómo ganarnos la vida. Y decidimos convertir nuestro alojamiento en un Hotel Boutique, situado en una Casona Palacio del siglo XVIII, en un pueblo de los más bonitos de España.

Tener el Hotelito suponía que podríamos hacer participes a lo demás de la experiencia de vivir a otro ritmo. Entonces surgió La Infinita Rural Boutique, un alojamiento no sólo donde descansar si no también donde ser consciente de que otro modelo de vida es posible.

Vivir en plena naturaleza te permite comprender el significado real de la vida, le quitas muchas capas innecesarias y en seguida empiezas a notar una paz interior. No hay necesidades creadas, no hay exceso de información en tu cerebro. Se come sano, se hace más deporte y en nuestro caso, con nuestro negocio, estamos conociendo a muchísimas personas interesantes, hemos aprendido a escuchar más y contar menos.

Fue difícil tomar la decisión, siempre hay miedos, pero no queríamos quedarnos con el “me hubiera encantado cambiar mi vida’ o pasar el 90% de nuestro tiempo haciendo algo que no nos llenaba, perdiendo poco a poco los días.

Ahora miramos hacia atrás y vemos que nuestra vida ha cambiado radicalmente, somos más felices>>.

Os esperamos en La infinita para disfrutar de la Buena Vida Sencilla.

www.lainfinita.com

 

 

 

 

 

Comentarios (2)

  • Me encanta este post y por supuesto la infinita rural boutique!!
    Pendiente pasar este verano unos días por alli? Muchas gracias slowlove por este descubrimiento!!!

    Teresa
    Responder
    • Hola Teresa, millones de gracias por tus palabras.

      amandaprado
      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comience a escribir y pulse Intro para buscar

Carrito de Compra