Posted in BeautyUncategorized

En el post de hoy nos ayudan a empezar el año con buen pie en el universo ‘beauty’ y sus propósitos de belleza para 2020. Toma nota:

Aunque podemos empezar nuevos hábitos en cualquier momento, el inicio de un año es la excusa perfecta para reflexionar y pensar en nuevos retos que nos gustaría incorporar en nuestra vida. En 2020 queremos que te cuides más y mejor, con productos más adecuados para tu piel y también para el medio ambiente. Así que hemos elaborado una lista de buenos propósitos de belleza que te animamos a cumplir.

 

Limpiar la piel a diario, por la mañana y por la noche. La higiene facial es la clave para tener una piel sana, bonita y luminosa. La limpieza tiene que hacerse todos los días, por la noche, antes de acostarnos, y por la mañana, antes de aplicar las cremas. Incluso aunque no se use maquillaje, es necesario limpiarse la piel a diario.

Hidratar la piel del rostro y del cuerpo todos los días. La hidratación es muy importante siempre, pero más en invierno, porque el frío provoca deshidratación, que puede conllevar irritaciones y molestias, como picores, sensación de incomodidad… Además, una piel deshidratada envejece antes que una piel hidratada.

Usar protección solar todo el año. Aunque en primavera y en verano los rayos solares son más dañinos, hay que protegerse del sol todo el año. Los rayos UVA y UVB son los responsables de enfermedades como el cáncer de piel, y también del envejecimiento prematuro de la piel.

Cuidar el contorno de los ojos. Las primeras arrugas que suelen aparecer suelen ser las patas de gallo, esas líneas que se forman en el contorno de los ojos. Para retrasar su aparición, a partir de los 25-30 años es aconsejable utilizar un producto específico para esa zona. Además, esa piel es más sensible y carece de glándulas sebáceas, así que es recomendable usar un producto específico y no la crema que usamos en el resto del rostro.

Aplica acondicionador o mascarilla capilares. El pelo, al igual que el rostro, necesita hidratación extra en invierno, ya que las bajas temperaturas, la calefacción y el uso de secadores y planchas hacen que se reseque más. Después de lavarlo, alterna mascarilla y acondicionador, aplicándolo de medios a puntas.

Cuidar las manos. Las manos son, junto al rostro, nuestra tarjeta de presentación, y si no están bien cuidadas, enseguida delatan la edad por las manchas y las arrugas. Además están constantemente expuestas al frío, a la humedad… Es recomendable protegerlas del sol con protectores solares, y usar cremas hidratantes de manos a diario, al menos una vez al día.

Incluir en la dieta más frutas y verduras. Lo que comemos se refleja en la piel, así que una alimentación sana y equilibrada, rica en vitaminas, es fundamental no solo para el organismo, también para la piel.

Beber más agua. El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, por eso es tan importante la hidratación, y no solo en verano, sino, todo el año. Agua o infusiones son las bebidas que más hidratación aportan. Es necesario beber agua y no solo cuando tengamos sed.

Reducir residuos en la rutina de belleza. Cada vez hay más opciones para reducir los residuos y seguir una rutina de belleza sostenible. Para la limpieza, puedes sustituir los discos de algodón desechables por toallitas reutilizables como las muselinas de algodón orgánico de Kóoch Green Cosmetics que puedes lavar y reutilizar las veces que quieras.

Apostar por marcas sostenibles. Elige marcas de belleza naturales y sostenibles que, además de usar ingredientes naturales en sus fórmulas, tengan una filosofía de cuidado y respeto por el medio ambiente.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart