Posted in NutriciónUncategorized

¿No consigues perder peso comiendo sano?

La nutricionista y  una de nuestras #Slowbestfriends Mariana Aróstegui enfoca toda su energía en ayudar a las personas a cambiar sus hábitos alimentarios y a alcanzar sus objetivos. En este post para Slow Love nos enseña las claves para perder peso cuando no lo consigues ni aún llevando una dieta ‘sana’. Toma nota:

 

 

En España, solamente un 28% de la población está satisfecha con su peso. Muchas personas pelean a diario con la báscula, prueban multitud de dietas milagro –muchas de ellas peligrosas- cuentan calorías de todo lo que ingieren, o viven esclavizados con una dieta estricta y poco nutritiva para quitarse los kilos de más. Y lo peor de todo es que, en muchos casos, todos esos esfuerzos son en balde, ya que solamente 2 de cada 10 españoles que hacen dieta consiguen perder peso de manera sostenible.

Tradicionalmente, el enfoque para perder peso siempre ha contemplado comer menos y mejor y, en paralelo, hacer ejercicio y aumentar la actividad física. Se trata del famoso concepto –obsoleto- de consumir menos calorías y quemar más. Pero hay muchos casos en los que, haciendo cambios en la dieta y con ejercicio físico, el peso acumulado y la grasa corporal se estancan. Si eres de esas personas que no consigue perder peso a pesar de estar comiendo “equilibrado”, te recomiendo pongas en práctica los siguientes consejos nutricionales:

1 · Evita los picos de glucosa en sangre. Cuando ingieres alimentos ricos en azúcares (añadidos o naturales en su versión simple), los niveles de glucosa en sangre se elevan rápidamente y generan un pico de glucemia. Estos picos son seguidos de un bajón, por lo que al poco de comer tienes hambre de nuevo, así que comes más. Pero es que, además, cada pico de glucosa -si no estás realizando actividad física- lleva a la fabricación de grasa corporal y, por ende, a engordar, ya que la glucosa que no utilicen tus células se acumulará en forma de grasa. Esto ocurre, por ejemplo, en personas que desayunan zumo de naranja exprimida y tostada de pan blanco.

En la industria se venden muchos productos con el mensaje de “sanos” que, sin embargo, tienen una carga glucémica muy elevada, como los cereales del desayuno, los panes “integrales” -que no lo son-, los yogures desnatados –que llevan de media 4-5 terrones de azúcar por envase- o las galletas “sin azúcares añadidos”, que no llevan el ingrediente “azúcar”, pero pueden llevar almidones, zumos concentrados, siropes, maltosa o fructosa, entre muchos otros ingredientes, que son exactamente eso, azúcar. Es imprescindible que, si quieres perder peso de forma efectiva, evites picos de glucemia y elimines de tu dieta productos como los descritos, porque en tu cuerpo estará ocurriendo lo contrario, estarás fabricando grasa.

 

 

2 · Come (mucha) grasa. Tradicionalmente y, desgraciadamente todavía a día de hoy, muchos profesionales de la salud diseñan dietas bajas en grasa para adelgazar. De hecho, muchas personas minimizan su consumo porque no conciben perder peso consumiendo nueces, aguacate, chocolate negro, queso o pipas de girasol. Sin embargo, cada vez está más y más demostrado que la grasa es importantísima en la dieta y, más aún, si esa persona quiere perder peso. Una dieta rica en grasas ayuda a estimular el metabolismo y, además, sacia, lo que reduce drásticamente las ganas de comer y la ansiedad por comer a todas horas. Esto es crucial a la hora de perder peso, ya que muchas personas no consiguen comer bien o bajar de peso por pura ansiedad de comer.

3 · Ayuna. Aunque la palabra pueda dar respeto, los periodos de ayuno permiten al cuerpo descansar, activan el metabolismo y, además, al no ingerir alimento, las reservas de glucosa se terminan y el cuerpo comienza a quemar grasa para producir energía. Actualmente se utiliza mucho el “ayuno intermitente” para potenciar la pérdida de peso, que significa concentrar las comidas del día en una franja horaria para después ayunar en resto del día, con un mínimo de 12 horas y utilizando la noche. Si quieres perder peso, practica el ayuno intermitente al menos dos veces por semana y notarás mucha diferencia.

 

 

4 · Reduce el estrés. El estrés es, junto con la obesidad, la gran pandemia del mundo moderno y va de la mano del cortisol, una hormona diseñada para sobrevivir y no para adelgazar. Muchas personas viven a dieta, pero por el nivel de estrés de su vida o trabajo, son incapaces de perder peso. Es fundamental que una dieta de pérdida de peso contemple dormir mucho, hacer ejercicios de respiración, meditar o hacer yoga, todo ello encaminado a activar el sistema parasimpático y reducir los niveles de estrés.

Frenar la producción de grasa corporal, activar el metabolismo, saciarte, quemar grasa para producir energía y reducir el estrés son las herramientas que pueden llevarte a que pierdas los kilos que te sobran para siempre, comiendo sano y disfrutando de comer.

Comentarios (4)

  • Hola!!este es mi problema,que no adelgazo incluso comiendo sano.m podría diseñar un modelo de dieta?o ponerse en contacto conmigo? muchísimas gracias.

    Marta
    Responder
    • Hola Marta, el correo de la nutricionista Mariana Aróstegui es organicallym@gmail.com. Ella es un encanto, puedes escribirle y seguro que solventa todas tus dudas.
      Besos.

      amandaprado
      Responder
  • Muy buenas, es cierto, solía hacer dieta y ejercicio pero no perdía peso. Es verdad, que cuando me relajo, como sano pero sin medir y sin pesar qué debo comer y haciendo menos ejercicio, me siento más deshinchada y suelo perder peso. Aplicaré a partir de ahora, dos dias de ayuno intermitente de 12 horas. Gracias por los consejos!!!!!

    Paz
    Responder
    • Hola Paz,
      gracias a ti por seguirnos. Millones de besos.

      amandaprado
      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comience a escribir y pulse Intro para buscar

Carrito de Compra