Posted in Nutrición

Seguro que alguna vez os ha ocurrido que durante el cocinado de un filete en la sartén el resultado ha sido: agua con espuma y una reducción considerable del tamaño del filete. Y piensas, ¿es normal?

Hoy en día existe mucha desinformación sobre el etiquetado de la carne. Por este motivo, cada vez más personas prescinden de la proteína animal en su dieta. Ese fue el motor que llevó a Begoña, veterinaria de profesión, a fundar NANA FOOD, empresa que ofrece carne saludable, orgánica, ética y sostenible y que pertenecen a nuestros #slowbestfriends.

“Después de trabajar durante muchos años en el sector cárnico industrial llegó un momento en el que ni mi familia ni yo consumíamos proteína animal. En ese momento decidí crear Nana con el objetivo de recuperar la relación de confianza entre consumir proteína animal orgánica y la salud de toda la familia. Con nuestro sistema de producción sostenible hemos conseguido ofrecer carne orgánica y saludable a muchas familias de España y Portugal. Cuidamos todo nuestro packaging utilizando materiales reciclados y sustituyendo el plástico por biopolímeros de materias primas renovables”,  nos explica la fundadora de la marca junto a las razones que justifican este comportamiento de la carne durante el cocinado que citamos en la introducción:

En el sector cárnico, existen diferentes sistemas de producción que afectan a la calidad de la carne. En la ganadería industrial, si la carne suelta agua durante el cocinado es porque el animal ha sufrido una retención de líquidos durante su crianza. A continuación, os doy cuatro razones de por las que ese líquido se acumula en las fibras musculares de la carne y posteriormente nos lo encontramos en el cocinado:

  1. Alimentación del animal con dietas ricas en sal, piensos industriales y cereales transgénicos. Este tipo dieta rica en carbohidratos y grasas saturadas provocan obesidad en los animales.
  2. Sedentarismo: animales encerrados en granjas industriales que no ven en muchas ocasiones la luz del sol y no pueden moverse ni caminar. Un animal que vive en libertad no retiene líquidos porque puede moverse libremente.
  3. Antibióticos: si un animal recibe antibióticos aumenta la probabilidad de retención de líquidos en su carne.
  4. Hormonas: En la UE están prohibidas las hormonas de crecimiento, pero sí están permitidas las hormonas reproductivas. Se utilizan para sincronizar de forma artificial los partos de los animales.

 

 

Otra razón, por la que nos encontramos agua y espuma en el cocinado es por los conservantes, colorantes y aditivos que se añaden a los productos cárnicos durante su elaboración.

La única manera de evitar que los animales sufran una retención de líquidos es creer en una producción sostenible que cuida del bienestar de los animales. En Nana creemos en un consumo de carne ético, responsable y sostenible con el medio ambiente. Para Nana lo más importante es el bienestar de nuestros animales que crecen de forma natural viviendo en libertad y solo se alimentan de pasto. Gracias a nuestro sistema de producción sostenible hemos conseguido no administrar antibióticos ni hormonas a nuestros animales. Consumir proteína animal saludable es posible.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart