Posted in Nutrición

Cómo saber si un huevo es fresco si desconocemos la fecha de caducidad

Seguro que muchas veces abres la nevera y encuentras un par de huevos perfectos para hacer una tortilla o una cena rápida, pero entonces surge la duda: ¿cuánto tiempo llevan ahí esos huevos?

Begoña, veterinaria y fundadora de NANA FOOD, empresa que nos ofrece carne y productos orgánicos, éticos y sostenibles, nos da varios ‘tips’ para saber la frescura del huevo #slowbestfriends.

El huevo es considerado como fresco hasta los 28 días después de la puesta de la gallina. Mi recomendación es consumir huevos orgánicos como los de las gallinas NANA que solo se alimentan de cereales BIO y libres de transgénicos. Viven en su hábitat natural y ponen los huevos que quieren, siguiendo su proceso natural de puesta en el campo. Es importante no acelerar el crecimiento de nuestros animales. Por eso, en Nana creemos en una filosofía: Slow Food & Slow Production donde lo más importante es el bienestar de nuestros animales que crecen de forma natural viviendo en libertad.

Los huevos no caducan y no hay que desecharlos después de la fecha de consumo preferente. Aunque no existe un límite fijado para tomar un producto después de su fecha de consumo preferente. Cómo saber entonces si son óptimos para ingerirlos, aquí van algunos trucos:

 

 

¿Flota?

En un vaso casi lleno de agua, se añade un poco de sal y se mezcla la solución hasta que quede disuelta. Después, se introduce el huevo; si se hunde está fresco; si se queda en medio del vaso significa que tiene unos días; si flota, no es fresco. Esta prueba se basa en la estructura interna del huevo, denominada CÁSCARA DEL AIRE. Al tener la cáscara una superficie porosa, con el paso de los días se va introduciendo aire en esta cámara y, en consecuencia, permite que el huevo flote.

 

 

La prueba del sonido:

Se coge el huevo con la mano y se agita. Si el interior se mueve y se oye el contenido significa que el huevo no es fresco. En los huevos frescos la capa transparente se mantiene firme y amortigua la yema de manera que el huevo parece sólido, por tanto, al agitarlo no se escucha ningún sonido.

 

Yema consistente:

A diferencia de los dos anteriores, el siguiente consejo nos obliga a romper el huevo. Una vez roto, se pone sobre una superficie plana; si es fresco, la yema se mantiene en el centro y compacta; si no es fresco, la yema se desvía hacia los lados de la clara. Además, deberemos fijarnos en la clara, que tiene que ser transparente, sin ma

 

 

 

El ‘tip’ más importante que os puedo dar para conservar el huevo en perfectas condiciones es mantenerlo siempre en el frigorífico y nunca a temperatura ambiente. Y siempre conservarlo en su huevera para evitar una contaminación cruzada con el resto de alimentos.

Esperamos que estos consejos sean de gran ayuda y puedas consumir huevos con la mayor seguridad alimentaria posible. Como siempre decimos en Nana: “haz de tu comida tu medicina”.

@nanafooders

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart