Posted in NutriciónSALUDUncategorized

¿Sabemos realmente de dónde viene la fruta y verdura que consumimos? 

 

Llegan a nuestra mesa y, más allá de su aspecto, en la mayoría de los casos, desconocemos su origen e historia y cómo esta repercute directamente en nuestra salud y en el medio ambiente. Te lo contamos todo sobre KULTO, la plataforma para conocer el origen de lo que comemos y consumir productos locales y de proximidad 

 

Normalmente compramos nuestra fruta y verdura en pequeñas y grandes superficies, las cuales están inundadas por productos que vienen del extranjero, pudiendo recorrer hasta más de 6000 km antes de tenerlos en nuestro plato. Sin ser plenamente conscientes, elegimos y favorecemos un determinado tipo de consumo, poniendo por delante muchas veces, el bajo costo antes que la producción local y calidad del producto.  

 

Cada vez somos más los que apostamos por el producto local y nacional; aunque este tipo de consumo está cada día ganando más adeptos, nos resulta complejo acceder a ellos y conocer cómo, cuándo, dónde y quiénes han cultivado nuestras frutas y verduras, antes de que lleguen a nuestra mesa. 

 

Hoy ‘los Pablos’, fundadores de KULTO, nos explican la plataforma que han creado para poder conocer el origen de lo que comemos y consumir directamente de productores locales y de proximidad. ‘’Vivimos a pocos km de las mejores frutas y verduras, cultivadas por nuestros pequeños productores locales, con una calidad excepcional’’. Con KULTO tienes acceso a ellos de forma directa, ya que conectamos a los agricultores ecológicos locales con el consumidor. Además todos los agricultores que pertenecen a KULTO poseen certificado ecológico, lo que nos garantiza unos alimentos libres de cualquier pesticida, químicos o fertilizantes; tan dañinos para la salud. ‘’Nuestra filosofía es utilizar rutas de transporte ya existentes y embalajes de cartón para un menor impacto medioambiental’’. 

 

 Apostamos por un consumo LOCAL, ECOLÓGICO Y SOSTENIBLE.   

 

Todos los agricultores de la plataforma, disponen de multivariedad de productos de temporada, podemos elegir el agricultor que queramos y hacer nuestra propia selección, o bien, existen cajas cerradas de frutas y verduras ecológicas de temporada, seleccionadas por los mismos productores para hacernos la vida más sencilla. Tenemos mucha curiosidad por saber el proceso desde cómo se consigue la semilla que cultivan los agricultores hasta que  se transforman en el producto que luego llega a nuestro plato.  

 

Os contamos la historia de uno de los productos más demandados en esta temporada: el tomate. Ahora los agricultores comienzan a recolectar las primeras cosechas de estos manjares, pero llevan trabajando todo el invierno. Normalmente, a finales de octubre, principios de noviembre, cuando está finalizando la temporada del tomate; lo que hacen es que seleccionan los más hermosos y los dejan madurando en la rama. Sólo cuando están muy, muy maduros, los recolectan y vierten en un bote todas las semillas junto con la pulpa, dejándolas fermentar durante 2, 3 días. Una vez fermentado, lo vuelcan en un colador y lo enjuagan con abundante agua fría hasta quitar el sobrante y quedarse exclusivamente con las semillas.  Las dejan secar muy bien, el tiempo que sea necesario para posteriormente guardarlas. Para ello, suelen utilizar un sobre donde apuntan la fecha y el tipo de variedad de semilla. 

 

En enero o febrero, pasan las semillas guardadas a semilleros y en abril más o menos, del semillero la trasplantan a la tierra, a la plantación definitiva. No es hasta finales de junio, principios de julio cuando comienzan la recolección. Es un proceso slow, donde respetan en todo momento los ciclos naturales de producción. Cuidan y miman los pequeños detalles con mucho love , obteniendo en este caso, tomates realmente nutritivos y de gran sabor.  

 

 

 

 

 Comienza por fin la temporada del tomate de verdad, ese que se deshace en la boca, que es tremendamente sabroso y que no necesita más que un poco de sal y un chorrito de AOVE 

 

 

Así es que, tenemos cuatro meses por delante para disfrutar en nuestros platos del tomate que sabe a tomate, en todas sus variedades; rosado gigante, corazón de buey, tomate azul, cherry (amarillo y rojo)…. entre otras muchas cosas. Conociendo además, su orígenes y quiénes nos lo preparan.  

 

Únete a la nueva forma de consumir, con KULTO, una iniciativa LOCAL. ECOLÓGICA Y SOSTENIBLE 

  www.proyectokulto.com 

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart