Posted in SOSTENIBILIDAD

 

 

A veces, los grandes cambios solo requieren de pequeñas acciones ¡Súmate!

Es fácil creer que la culpa de un mundo lleno de plásticos, basura y contaminación es solo de las grandes multinacionales. Cada uno de nosotros desempeña un papel clave para evitar que el medio ambiente se destruya. Si tienes dudas de cómo iniciarte en este proceso, prueba a cumplir estos sencillos pasos para aprender a reciclar y cuidar de nuestra tierra:

 

1 Compra ropa sostenible, recíclala y apuesta por las tiendas de segunda mano

Apuesta siempre por marcas sostenibles cuya filosofía sea el ‘slow fashion’, que usen tejidos no contaminantes, con patrones que aprovechen al máximo las telas y eviten desperdicios. Prendas elaboradas con tejidos orgánicos, reutilizados o creados a partir de desechos. Cuando necesites deshacerte de ropa, dale una segunda vida, regálasela a otras personas, dónala o si su estado no es bueno, úsala para, por ejemplo, hacer trapos, algún cojín para tu mascota… O al contrario, sé tú quien apueste por la ropa de segunda mano en lugar de comprar un diseño nuevo. Tú puedes darle una nueva vida a esa prenda de la que alguien ya se cansó.

 

 

 

2 Siempre con tu bolsa de tela para comprar

Cada vez son más las personas y empresas que están concienciadas del daño que generan las bolsas de plástico para el medio ambiente, su alto nivel contaminante. Opta por llevar tu bolsa de tela en lugar de recurrir al plástico. Una pequeña acción que, además, de hacer un bien al planeta te ayudará a ahorrarte unos cuantos céntimos.

 

3 Huye de los ‘desechables’

Saca de tu lista de la compra y de tu vida todos aquellos productos a los que no se les puede dar otro uso, que son de usar y tirar (pajitas o cubiertos de plástico… Si quieres empezar a reciclar despídete de ellos y opta por aquellos que puedas usar una y otra vez.

4 No tires el aceite al fregadero

Quizá este gesto te parezca inofensivo, pero derramar aceite por el desagüe del fregadero implica contaminar las aguas subterráneas. En lugar de eso, primero, intenta usar el aceite varias veces y, cuando ya no sea útil, llévalo a un punto limpio.

5 No reutilices las botellas de plástico

La contaminación del plástico aún se vuelve más grave cuando además de perjudica al planeta también perjudica directamente a nuestra salud. Estamos hablando de las botellas de plástico reutilizadas, que pueden convertirse en un nido de bacterias o microorganismos e incluso llegar a liberar al agua bisfenol. Olvídate de ellas y cámbialas por botellas de acero inoxidable, por ejemplo.

6 Las pilas a su contenedor especializado

La toxicidad que expulsan las pilas y las baterías es tan alta que está totalmente prohibido tirarlas a la basura. Déjalas siempre en los contenedores diseñados para pilas y así podrán darles un nuevo uso en lugar de llegar al vertedero.

7 Cada cosa a su contenedor

Es fundamental para el reciclaje, el hecho de separar bien los residuos, cada uno debe estar en su contenedor correspondiente. Elige el sistema de organización que más te convenga. Un cubo de basura que contenga dos compartimientos internos es una forma práctica y fácil para separar los residuos. Pero, si te apetece, puedes utilizar cubos individuales y separar los desechos a tu manera. Etiqueta tus cubos de basura para no cometer errores a la hora de separar los residuos y que sea más sencillo.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart